Suscríbete

16 noviembre, 2009

Sueños IV


Remojo mis heridas en la sal del tiempo/ está desnudo mi corazón/ llueve tristeza
─Karina Luz 



Camino sobre una cuerda silenciosa hacia la mar de noche. Diviso en el trayecto rayos que caen difuminando el oscuro. Estoy viajando en un Volkswagen. Me imagino corriendo hacia la arena para tocarla; pronto la luna se desviste. Los rayos me esquivan, no soy capaz de percibir su verdadera naturaleza. Siento la necesidad de tomar una fotografía, desenfundo la cámara y observo a través del visor; lo que veo es imposible. 

Todos los colores, tenues pero resplandecientes, aterciopelados y fijos se derraman sobre el firmamento; me es esquivo recuperar la cordura. En un momento de entera lucidez, caigo en la cuenta que en realidad he cruzado el límite del umbral entre lo cognoscible y lo inconcebible. Intento presionar el disparador, pero mis dedos tiemblan. La carretera se tambalea bajo una lluvia repentina. Finalmente soy capaz de tomar la fotografía.






Vuelvo mi vista hacia el arcoíris nocturno; hay una pareja de turistas que observa el cielo estrellado. Olvidaron traer una cámara.

Como los amantes arcanos, observan el fenómeno que sólo unos pocos tenemos la suerte de apreciar.




Cada vez que paso por la Noche puedo verlo, difuminando la oscuridad. (Karina Luz, 2009)

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...