Suscríbete

27 marzo, 2012

Tristán



Es preciso ser absolutamente modernos.

(Arthur Rimbaud)







Mi corazón sabe que aspiré toda la ternura por los poros desaforadamente abiertos sin poder tropezar con bolas de mimbre. Es necesario reinventar la vida. No podré comer, poetizar o cantar mientras una sed descomunal vestida de lo imposible asesine mis fuegos; continúo desnuda tiritando en llamas con el deseo inmutable de ser libre. La libertad debe ser reinventada. Observo a mi alrededor, no encuentro más que consignas tradicionales que entonan melodías idiotas sobre cómo ser mujer. Aparentemente es un arte harto delicado y asaz interesante, todo lo que hay que hacer es usar falda y conseguir ofertas de matrimonio. La carrera exitosa como ciudadana de segunda categoría es un bonus extra. No olvidar reprimir instintos propios de la intrincada naturaleza masculina, que además es gestora de todo cuanto conocemos. Fingir sumisión, castrar a la osadía, la ira, el desenfreno; jamás usar las manos para alzar los puños; es preciso soportar las embestidas del destino con lloriqueos y silencio. Si es factible, una sonrisa sobre la mesa bien limpia, y un caldo de gallina servido con diligencia. Jamás viajar de pie, mantener las piernas dobladas, los tobillos rozándose como dos muslos blancos más suaves que la seda, más frágiles que Hitler después de muerto. Dejarse violar por árboles, una rama o piedras, después de todo el vientre siempre estará dispuesto a incubar todas las semillas y a limpiar todas las sangres. No olvidar la práctica de caminar en puntillas, no vaya a ser que dios padre decida susurrarnos al oído hermosas historias que explican nuestra bella naturaleza periférica y maledicente.

©Karina Luz

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...