Suscríbete

06 enero, 2013

El Nuevo Comienzo

Fotografía: Karina Luz Belle


En el pecho se sientan las emociones a bailar alguna melodía inhóspita. En el pecho hay mares, específicamente, hay un mar oceánico imprescindible, lleno de colores innombrables. Hay un mar inagotable espléndido con lluvia cayendo de los lados, criaturas marinas que emergen del cielo, grandes lámparas de luz délfica inexplicable, cientos de delfines ahogándose en las aguas, miles de sueños pernoctando en la barca de la vida, esperando ser descubiertos, añorando tener un lugar, una flor, un lago. 

El Planeta de los Sueños permanece intacto en algún universo alterno, yace embrujado por la belleza del silencio, pero a la vez anhela ser hallado. La Soledad ha perecido abrazada al sol, incinerada por los rayos del mundo cayendo a distancias sempiternas, huyendo de las voces humanas, corriendo con el viento voraz y lúcido. He pertenecido a una raza extraña de seres humanoides con grandes ambiciones y raras costumbres. Me escondí tras ese disfraz algún tiempo, pero luego se fue cayendo a pedazos; mi piel mutó con facilidad, deslizándose por una cascada azul de pensamientos délficos. Amé la vida demasiado, tanto que deseé dejarla ir. 

Una noche me senté sobre mis rodillas de carne última, a tejer el grito silencioso más desgarrador de mi existencia. La voz se me encogió, los ojos se derritieron, las manos florecieron, algo en mí se transformó. A partir de ahora inicio una travesía enigmática nueva, enciendo el heno de mi piel cósmica, apago el dolor de las uñas, recojo los corazones que perecieron bajo los árboles, y emprendo nuevo viaje hacia Rutas Salvajes.

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...