Suscríbete

20 junio, 2013

LA NOCHE ABIERTA

Humo blanco, o niebla. Llega a disiparse más allá de la propia nitidez, rompe el muro de la realidad; toda convergencia lúdica se transforma. Las partículas sub-atómicas abren una zanja invisible pero real. En medio del aire inasible, estiramos la mano de carne –insólita– y tocamos, durante breve espacio, el tiempo demente. Toda lucidez extrema carga el yugo de la transgresión. Toda demencia sutil es un respiro habitual. 

® Karina Bocanegra

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...