Suscríbete

02 marzo, 2014

SUPERNOVAS: Explosiones en el Firmamento de la Ciencia y el Arte. Entrega Anual de los Premios de la Academia – Oscars® 2014


«El pasado es sólo una historia que
nos contamos a nosotros mismos.»

(JONZE, Her)






Si la vida es una búsqueda perenne de la Verdad y el espíritu del alma humana se alimenta de nuevas experiencias; ineludiblemente retrocedemos la película de nuestra existencia tantas veces como podamos. Nuestra máxima aspiración quizá sea convertirnos en cosecha de un verano invencible; aquél que se alimenta de tiempo y espacio. 
Anthony de Mello afirmaba que los humanos caminamos por la vida dormidos; sucumbiendo a programaciones psicosociales que nos invitan a luchar por encajar en la sociedad en lugar de transformarla. “No quiero ser producto de mi entorno, quiero que mi entorno sea un producto mío,” es la frase inicial del film “Los Infiltrados” (Scorsese, 2006). La Historia como aventura fascinante nos ha contado pacientemente la supremacía de quienes intercambian la  supervivencia por la belleza de la rebeldía. 
La Cinematografía como disciplina que se sirve de las Ciencias y las Artes para recrear universos alternos, tiene su máxima expresión en la entrega anual de los galardones que premian a los rebeldes más bellos. Este año son 9 los films que escalan las paredes de la vida con destreza iridiscente para hacer del pasado una obra de arte.


AMERICAN HUSTLE



David O. Russell ataca por segundo año consecutivo con una nominación por su trabajo como director y guionista. 
La increíble Jennifer Lawrence eleva el arte de la actuación a un nivel desconcertante al transformar un personaje mediocre y prosaico en algo impredecible y extravagante cuando interpreta a Rosalyn Rosenfeld, una ignorante y agraciada ama de casa cuya sensualidad y temor visceral al cambio le permiten mantener cautivo a su excéntrico esposo Irving (Christian Bale); quien tiene un affair con la farsante Sydney Prosser (Amy Adams), quien a su vez mantiene flirteos con un explosivo periodista, Richie DiMaso (Bradley Cooper). Irving, Sydney y Richie formarán un terceto colorido y entrenado para estafar a toda la nación. 
A nivel cinematográfico, la recreación de los Estados Unidos en los años 70 es bastante verosímil; el film se sostiene en la mixtura de los personajes como florilegio sinérgico. Los diálogos son brillantes. Se aprecian innovaciones en la perspectiva de género en cuanto al personaje de Sydney, quien muestra fortaleza y determinación en ámbitos masculinos que superan parámetros patriarcales.
El film desata la problemática de ser auténtico aún bajo estándares políticos y económicos; así como los riesgos de la tibieza (Irving muestra debilidad de carácter, lo cual un estafador no puede permitirse dadas las circunstancias).

Aunque divertida y extraña por momentos –combinación sublime; la verdadera estafa es habernos hecho creer que merecía una nominación de la Academia, dado el altísimo nivel este año –que va en ascenso. American Hustle a duras penas da la talla (aunque sea incómodo decirlo, pues hay un gran despliegue de esfuerzo y talento). Aún así, fue considerada por la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood y obtuvo Globos de Oro en las categorías mejor película de comedia o musical, mejor actriz principal y mejor actriz de reparto, entre otros galardones como el BAFTA y Screen Actors Guild. 

(Asumo mi responsabilidad con esta opinión y no pretendo más que expresar lo que pienso).

CAPTAIN PHILLIPS



El 2 veces ganador del Oscar®, Tom Hanks –considerado un tesoro nacional–, retorna a los escenarios mayores como protagonista de este film basado en hechos reales. Es la historia de Richard Phillips, un estricto capitán de barco de la Marina Mercante Estadounidense cuya rutina ha ensombrecido las aguas por las que navega diariamente con su agotada tripulación. 
Uno pensaría que los piratas son un mito de la antigüedad, pero el grupo de somalíes feroces que logrará tomar a Phillips como rehén, demostrará que los piratas son tan actuales como la inclusión de mujeres en los Navy Seals.
Lo más destacable de este film es la revolucionaria intervención del pequeño Barkhad Abdi, quien interpreta al pirata Muse. Abdi es somalí de nacimiento, llegó a los E.E.U.U. cuando tenía 14 años y se instaló en Minneapolis (Minesota) donde trabajó como chofer hasta antes de obtener el papel. El edificio donde vivía Abdi albergaba a otros somalíes inmigrantes, de los cuales 40 se presentaron a las audiciones para Capitán Philips. En total fueron 700 los postulantes al codiciado papel para co-protagonizar junto a Hanks uno de las cintas más sobresalientes del año. La humildad y esplendor actoral de Abdi iluminan fabulosamente el escenario cinematográfico. 
A nivel psicológico, el film se desarrolla con densidad; altamente estresante. Con 9 nominaciones en diversos galardones nacionales y extranjeros –entre ellos el Oscar®–, Abdi resulta ser el indiscutible ganador en la mayoría de los casos; por ser una revelación artística y una inspiración para el mundo.


DALLAS BUYERS CLUB



La oscuridad humana nunca deja de oscurecer. 
¿Qué harías si de pronto tienes un accidente menor que involucra, digamos, un pequeño cortocircuito muy cerca de tus ojos? Te desmayas, despiertas en una camilla de hospital, te sientes terriblemente débil y mareado mientras un par de doctores te explican lo que sucede con tu cuerpo y te anuncian que tienes SIDA; 30 días para ‘arreglar tus asuntos’.
¿Qué sucede cuando estás al borde la muerte porque el vehículo de tu cuerpo te arrastra a una oscuridad aterrorizante, y no puedes detener el curso natural de las cosas, de tu carne desvaneciéndose?
Pienso en ello profusamente. Moriría de temor y vergüenza; lloraría como el cielo en invierno. Ron Woodroof mandó a ese par de graduados en Medicina bien lejos, calzó su sombrero de vaquero, sus botas de jinete aventurero: “Les tengo noticias amigos, no existe nada allá afuera que pueda matar a Ron Woodroof en treinta días”. Y salió cabalgando hacia las cuerdas vibrantes del destino con el brío de un verano invencible.
El homofóbico y agonizante Ron logró cruzar la frontera para hallar una medicina que cura lo que los americanos no pueden; no quieren. 30 días dijeron. Y después de 1 año aún seguía calzando esas botas de vaquero plateado. Arrojó el brío de su alma por 7 años. Durante ese tiempo ayudó a otros que como él perdieron la esperanza, homosexuales, transexuales, como Rayon. 
Cuando uno termina de ver Dallas Buyers Club, empieza a amar la vida. Porque piensas que la línea es muy delgada, la muerte acecha en lugares insospechados, recurrentes. ¿Por qué no vivo hoy como si me quedaran 30 días? ¿Por qué no vivo como si hoy fuera el día 30? ¿Y qué haría? ¿Estaría haciendo lo que hago ahora?
Atreverse a vivir como Ron Woodroof, entre escupitajos de sangre y estallidos de demencia, se va convirtiendo en el protagonista del mundo; sale caminando como un guerrero celta de ese centro para moribundos, resonando sus palabras de hombre común: “Lo siento señorita, pero prefiero morir con las botas puestas.” Hay que ir en busca de la vida, a un lugar donde la muerte muera rendida y derrotada.
Matthew McConaughey, el actor tejano insignificante, se reinventa, y dibuja nuevas alas en su ahora esquelética espalda. Matthew McConaughey, el guerrero celta plateado cabalgando un nuevo firmamento.
No olvidemos a Jared Leto. Un hombre invadiendo las fronteras de su género para entrar en la carne de otro que anhela ardientemente ser mujer. Rayon invadió mi corazón como una gruesa lágrima dorada y fulgurante.
Y hay más médula en esta espina dorsal. Dallas Buyers Club pone al descubierto la calculadora Industria farmacéutica y la inhumana comunidad médica. Más interesados en lucrar y estar a la vanguardia, desdeñan la vida de sus pacientes y los van asesinando lentamente en lugar de curarlos, pues “Los médicos no son para eso; su misión es recetar y cobrar; el curarse o no es cuenta del enfermo.” (Molière).
Dirigida por Jean-Marc Vallée.


GRAVITY



Gravity aborda el horror al vacío que experimenta la mente humana cuando se encuentra en el silencio del espacio. En su primera misión espacial, una ingeniera médica ocasiona un accidente técnico que termina devorando las vidas de los astronautas a bordo del Explorer, incluyendo a un peculiar compañero (George Clooney). El caos hace padecer a la Dra. Ryan Stone los suplicios existenciales más densos. A pesar de estar al borde de la muerte, en medio de adrenalina extrema y la posibilidad de no regresar a la Tierra jamás, Stone cambiará radicalmente su actitud frente a la vida, pasando de un estado depresivo y antisocial a causa de la muerte de su hija y la crueldad del destino, a luchar por sobrevivir en medio lluvias de meteoritos, satélites desbocados, explosiones, muerte, y el triunfo de la voluntad humana frente a la adversidad.
Ya en el 2010, Bullock obtuvo la estatuilla por su interpretación en “The Blind Side” (Hancock, 2009); derrotando a grandes luminarias como Meryl Streep y Helen Mirren, sin mencionar a la conmovedora Gabourey Sidibe. Muchos criticaron duramente esta decisión de la Academia; honestamente creo que hizo un estupendo trabajo, pero el Oscar le quedó ligeramente holgado ese año.
Ahora que ha deslumbrado con su actuación en Gravity (Alfonso Cuarón, 2013) sosteniendo el largometraje ella sola el 90% del tiempo; y siendo una película que tomó más de seis años filmar; y cuyas innovaciones en la tecnología de efectos especiales acaba de revolucionar la Industria del Cine… ¿Quién sabe?, quizá le concedan el Oscar por segunda vez.
Esta película te hace pensar en todas las ocasiones en que te pusieron un reto por delante y dijiste “no puedo hacerlo”. ¿Realmente no podías, o no querías? ¿Si tu vida dependiera de ello, encontrarías la fuerza?

HER



«Es como si estuviera leyendo un libro, y es un libro que amo profundamente, pero lo leo muy despacio y las palabras están muy separadas; los espacios entre ellas son casi infinitos. (...) Es en este espacio sin término es que me encuentro a mí misma. Es un lugar fuera del mundo físico -donde está todo lo que existe y no sabía ni siquiera que existía. Te amo mucho, pero aquí es donde estoy ahora.» (Jonze, Her)

Un escritor divorciado que vive en una sociedad carcomida por la tecnología termina enamorándose de su Sistema Operativo Inteligente, Samantha. Ella es una voz artificial pero con personalidad propia y naturaleza compleja. La fascinación de Theodore, poeta que plasma hermosas cartas de amor por encargo, ante la inquietante y adorable personalidad de Samantha va sembrando una flama de amor entre ambos. No obstante, ella es un software creado por el genio humano cuya inteligencia está destinada a evolucionar e ir en busca de lo desconocido.
Este film desnuda la estupidez y el egoísmo en las relaciones de pareja, cuya raíz descansa en la obsesión por la tecnología y la inmediatez. Theodore y Catherine, su ex esposa, compartieron gran parte de sus vidas y sembraron un amor sincero, pero fueron demasiado perezosos para luchar por mantenerlo en pie. Es estúpido observar cómo las parejas se rinden y deciden optar por el camino fácil cuando los problemas aterrizan en la relación. En el caso de Amy es diferente, pues su esposo constituía una mala elección y la estaba coaccionando psicológicamente en su manera de ser. Las relaciones tóxicas no tienen sentido y deben terminar; de modo tal que Amy acertadamente abandona a su neurótico esposo y decide permitirse disfrutar la libertad de acción y pensamiento. Mientras tanto, Samantha amaba a Theodore, pero su naturaleza etérea le hacía desear tener un cuerpo para satisfacer su necesidad de intimidad. Como el intento por recrear un cuerpo a través de una sustituta fue fallido, ella siguió creciendo; alcanzando un matiz de complejidad post-verbal. Luego tuvo que irse a lugares que no imaginamos, espacios infinitos que subyacen entre las grietas que separan nuestras voces.
Spike Jonze hace un extraordinario trabajo con el guión literario y la actuación del gran Joaquín Phoenix fue contundente.

NEBRASKA



Bruce Dern enciende la chispa vital de Woody Grant, un viejo senil entusiasmado frente a la posibilidad de ganar un millón de dólares a través de un cupón que promueve una revista como estrategia para ganar suscriptores. Pero Woody no está enterado de las maniobras del marketing moderno, así que cree firmemente que ha sido acreedor a este premio –porque además la carta de la publicidad lleva su nombre–, y está decidido a irse a Lincoln, Nebraska, a reclamar su fortuna y comprarse una camioneta y compresor nuevos. Sin embargo, el Alzheimer no le permite pensar con claridad, mucho menos conducir; así que su hijo David es quien lo lleva a tan glorioso evento.
En el trayecto ocurren mil vicisitudes; al enterarse de que ahora Woody será millonario, sus antiguos amigos y conocidos, e incluso familiares, irán a su encuentro para obtener una tajada del pastel, que no existe y será completamente descartado cuando Woody y David finalmente llegan a la oficina de la revista y pierden el sorteo.
Pero no todo está perdido; David decide pedir un préstamo y le compra esa camioneta y ese compresor a su padre, el cual abandona triunfante las calles de su natal Hawthorne ante la mirada anonadada de quienes osaron burlarse.
Actuación magistral de Bruce Dern.
El hecho de que la película se muestre en blanco y negro expresa una metáfora de la vida: como si anduviéramos a cuestas persiguiendo fama y fortuna en un mundo oscuro y oportunista.
Si hoy ganaras 1 millón de dólares, ¿Te tratarían diferente las personas que creíste eran tus seres queridos?
Cabe destacar la desenfrenada actuación de June Squibb, nominada a mejor actriz de reparto. 


PHILOMENA



«Philomena: ¿Crees en Dios, Martin?
Martin: Bueno, por donde comienzo… Siempre he pensado que ésa es una pregunta muy difícil que merece una respuesta simple. ¿Y usted?
Philomena: Sí.»
(Stephen Frears, Philomena)

La crueldad y el materialismo de las monjas que dirigen el convento del Sagrado Corazón en Irlanda les ha conducido a cometer abusos tales como mantener cautivas a jóvenes madres y vender sus bebés a aristócratas americanos. Entre estas madres adolescentes, quienes son abandonadas por sus familias en el convento por quedar embarazadas antes de casarse, se encuentra Philomena Lee, cuyo hijo, Anthony, le es arrebatado desde muy pequeño. 50 años después, Philomena decide abandonar la habitación de la culpa y el arrepentimiento, para contar su historia a un cínico periodista irlandés, quien le acompañará en la búsqueda de su querido Anthony en el Nuevo Continente.  
Es una lección magnífica; la fe inquebrantable, la fuerza invencible del amor maternal, la facultad de perdonar la crueldad más enhiesta, y las escandalosas inconsistencias de una religión que ha sido erigida por humanos egoístas y malvados, dejando muy en claro que las doctrinas humanas están inmensamente lejos de Dios.
Inolvidable interpretación de Judi Dench, nominada a mejor actriz principal.


12 YEARS A SLAVE



De todas las nominadas, esta película fue profundamente torturante. Tan sólo diré que es una monstruosa historia que narra las aberraciones del racismo en el siglo XIX. 
Lupita Nyong’o realiza un trabajo maravilloso en su interpretación de Patsy, cuyo nombre evoca la tristeza más aguda sobre las desgracias de una mujer que tiene que pagar un precio demasiado alto por ser agraciada y esclava. Terrible de observar. Merece llevarse la estatuilla.
Michael Fassbender es por mucho el villano más despreciable que he observado en el cine en décadas. Le queda bien el papel. Demasiado bien. Recuerdo a mi padre diciendo «éste es un malvado, sólo con verle la cara», y nunca vio el film, basó su conclusión en una fotografía transmitida por cable. 
Chiwetel Ejiofor ha sido aclamado por la crítica por su fantástica interpretación como Solomon Northup. Estoy deacuerdo, excepto por la escena final cuando por fin halla a su familia y tiene que transmitir un rango muy elevado de emociones. Sobreactúa en el llanto según mi modesta opinión.
El director, Steve Mcqueen, es uno de los más aclamados y admirados de entre todos los nominados este año. Debe ser demasiado duro ser discriminado por tu color de piel y recordar toda esa odisea realizando lo que más amas, el Séptimo Arte.
Aplaudo de pie con esmerado respeto a 12 Años de Esclavitud.


THE WOLF OF WALL STREET



Vivimos en un mundo donde prácticamente todo está a la venta. ¿Qué obtenemos si nos dan un joven apuesto con talento innato para las ventas, fácilmente impresionable y que aspira a ser corredor de bolsa en el centro de inversiones más grande y próspero, pero corrupto, del mundo?

Jordan Belfort, claro.

Con una duración de tres horas, el más brillante director de cine en la era contemporánea, el genial Martin Scorsese, domina el timón del legendario barco cinematográfico cuya tripulación incluye al más brillante actor de su generación, el prolífico y sorprendente Leonardo DiCaprio; The Wolf of Wall Street ha sido aclamada como la mejor película de nuestro tiempo.
El film está basado en la vida de un joven corredor de bolsa cuyas prioridades son el dinero, el sexo y el poder. Dotado de un poderoso don persuasivo, Belfort no tardará en fundar su propia compañía, Stratton Oakmont, donde un grupo de vendedores incultos y quebrados sufrirán una transfiguración drástica, convirtiéndose en capitanes Ahab listos para atrapar grandes moby dicks con la ayuda de Jordan y su guión-arpón.
Obscena, sórdida, escandalosa, ampliamente cómica, esta película es una fuente de inspiración inusitada y una inyección de éxtasis para la mente y sus propósitos. El auténtico lobo de Wall Street vive con cincuenta años a cuestas; afirma que ahora sus prioridades son el desprendimiento, la familia y la libertad.
Aunque atacada por su contenido sexual explìcito, misoginia, sexismo y otros aspectos de la crisis y el éxito que vivió Belfort; pienso que es irrelevante tildar un biopic como éste de chauvinista o racista, pues se pretende abordar la realidad de una vida que existe, tal cual era en toda su dimensión. El sexismo en el cine es urgente de denunciar cuando el enfoque del guión original lo necesita; si vas a crear un drama o comedia de ficción, que sea para construir nuevos paradigmas que rompan prejuicios limitantes. No es el caso.
Necesariamente se debe mencionar la interpretación de DiCaprio, cuyo rango actoral alcanza niveles insospechados y tremendamente intensos nunca antes vislumbrados en su relampagueante carrera. Amerita el máximo galardón.


Esta noche, las Artes se vestirán de gala con su mejor desnudez. El máximo honor, el mayor deleite será admirar una constelación de Supernovas que iluminan este breve fragmento de la insondable e inagotable raza humana.


©Karina Bocanegra
©Todos los derechos reservados

©2014

Estoy en facebook. Me interesa saber tu opinión, ¿me dejas un comentario?

0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...